A propósito de los tipos de contrato
fijo discontinuo

Anna Boladeras

Profesional multilingüe con 14 años de experiencia trabajando en el contexto chino y europeo en las áreas de desarrollo empresarial, gestión de proyectos, traducción e interpretación, exportación/importación, desarrollo profesional.

10 Oct, 2022

A propósito de los tipos de contrato

Una anécdota sobre la importancia de conocer otros tipos de contrato, como el fijo discontinuo.

Hace unas semanas quedé para comer con una amiga que hacía tiempo que no veía y que tiene una academia de inglés. Estuvimos hablando de su proyecto, con el que ya llevaba tres años. Y aunque la ciudad en la que tenía su academia podría considerarse medianamente grande y su oferta era muy competitiva, seguía sin tener actividad suficiente como para tener beneficios notables.

Como amantes de las listas comparativas, los DAFO y las lluvias de ideas, que somos, nos pusimos a analizar la situación durante la comida. Y, entre tapa y tapa, empezamos a considerar los gastos estructurales, su imagen de márquetin, el plan de comunicación, su alcance al público actual dadas las circunstancias, sus métodos, los resultados… En media hora escribimos todo lo que se nos ocurrió que fuera pertinente y afectara directamente a su negocio.

Todo parecía correcto. Su estrategia estaba bien planificada y había hecho un plan de negocio sencillo pero claro y directo; tenía un canal de comunicación bien trabajado a través de redes, web, blog; su producto era suficientemente diferente y único como para tener un espacio importante en el mercado; su plan de contingencia por Covid también era inteligente y había funcionado a la perfección durante el confinamiento más estricto; los gastos estructurales de alquiler, materiales, gastos y demás eran totalmente asumibles…

Y entonces nos dimos cuenta. Sus gastos estructurales de personal eran demasiado altos. Los tipos de contrato que tenía estaban ahogando sus ingresos. Como academia de idiomas la temporada fuerte de negocio suele ser entre octubre y junio. Pero hay tres meses (julio, agosto y setiembre) en los que hay que reinventarse y hacer otro tipo de actividades como campus, cursos intensivos y demás, o los sueldos de los profesores no pueden cubrirse.

Mi amiga tenía cinco profesores en su academia por las tardes y diez profesores en plantilla durante el año para cubrir sobretodo extraescolares, es decir, clases de mediodía y de tarde que se realizan directamente en las instalaciones de varias escuelas. Estas clases tenían la duración específica de octubre a junio y en algunos casos de octubre a mayo. Al haber tenido estos profesores contratados temporalmente durante el máximo de tiempo posible, no le había quedado más remedio que hacerles contrato indefinido.

Lo que no sabia mi amiga era que existe un tipo de contrato específico para estos casos en los que la empresa suele tener una temporada de trabajo y otra de descanso. Se trata del contrato indefinido fijo discontinuo. Con un simple cambio, sus beneficios han aumentado considerablemente y ya no necesita pedir créditos o préstamos para cubrir salarios cuando no hay ingresos suficientes. Sus trabajadores están contentos porque con el contrato fijo discontinuo también pueden acogerse a la prestación por desempleo en las temporadas inactivas.

 

¿Qué más debes saber sobre los contratos fijos discontinuos?

El contrato fijo discontinuo es un contrato fijo en el que el trabajador solamente presta servicios estacionalmente. Hay periodos de inactividad no remunerados. Suele ser interesante para sectores como el agrícola, las estaciones de esquí, los socorristas, los campus de verano o las academias como las del caso que hemos visto. Se recomienda que al menos haya un par de meses de temporada de descanso.

Cuando termina la temporada de trabajo, la empresa da de baja temporalmente al trabajador y este puede beneficiarse de la prestación por desempleo. Pero no hay indemnización ya que el contrato no termina, sino que se interrumpe.

Cuando empieza la temporada estacional de nuevo, la empresa hace un llamamiento a los trabajadores para que se reincorporen.

Si el trabajador no acude a la llamada por propia voluntad: La relación laboral se da por terminada sin opción a indemnización o desempleo.

Si el trabajador no acude a la llamada por incapacidad temporal: La empresa lo dará de alta y le tramitará la baja laboral para que se recupere.

Si el trabajador no acude a la llamada por fuerza mayor: puede conservar su derecho a presentarse de nuevo a las siguientes temporadas.

A efectos de antigüedad computa tanto el tiempo estacional de trabajo activo como el tiempo inactivo.

 

 

 

 

 

Quizás te interesa leer…