Activos Monetarios

Activos Monetarios, definición, funciones.

En en servicio de asesoría financiera se han de conocer los mercados monetarios que negocian dinero y los activos financieros a corto plazo.

Los activos monetarios tienen estas características:

  • Corto plazo (entre 1 día y no más de 12-18 meses)
  • Elevada liquidez
  • Reducido riesgo (emisor y precio)
  • Emitidos al descuento
  • Rentabilidad prefijada (no necesariamente fija)
  • Mercado mayorista (con excepciones)

Los activos monetarios que se negocian en los mercados son:

  • Dinero, activos de caja y depósitos interbancarios
  • Letras del Tesoro
  • Pagarés de empresa, bancarios, corporativos, autonómicos y locales
  • Bonos y obligaciones del Estado o privados con vencimiento residual inferior a 18 meses
  • Repos y simultáneas
  • Forwards sobre activos monetarios
  • FRNs
  • Bonos de titulaciones hipotecarias o de otros activos con cupones variables.
  • Cédulas hipotecarias
  • Derivados sobre tipos de interés a corto plazo (forwards -FRA-, futuros, opciones y swaps)
  • Participaciones de fondos de inversión monetarios.

Practicamente cualquier agente operativo, instituciona, o particular de los mercados financieros es un agente participante en mercados monetarios: reguladores y supervisores, emisores, entidades de crédito, y otras financieras, familias y entidades vinculadas de forma específica con la operativa fintech.

Definición

El mercado de activos monetarios es aquel mercado, o conjunto de mercados financieros, donde se negocia dinero y/o activos financieros a corto plazo de 1 día a 18 meses.

En la mayor parte de mercados, los volúmenes contratados se centran en el día a día, o como máximo en una semana, en un porcentaje sensiblemente superior al 90%. de la contratación total.

El grado de desarrollo de un sistema financiero viene determinado, en gran medida, por la eficiencia de sus mercados monetarios.

Funciones

Canalizar las actuaciones de la autoridad monetaria (banco central) para incidir en la medida y evolución de los agregados monetarios (cantidad de dinero en circulación en una zona económica de influencia), y a través de ellos llevar a cabo el control de la inflación.

Favorecer las operaciones de inversión y financiación a corto plazo de los diferentes agentes operativos de la economía (administraciones públicas, entidades financieras y no financieras, así como familias) en un adecuado contexto de rentabilidad, riesgo y liquidez.

Activos

Los activos monetarios más frecuentes en mercados son los siguientes:

  • Dinero, activos de caja y depósitos interbancarios
  • Letras del Tesoro
  • Pagarés de empresa, bancarios, corporativos, autonómicos y locales.
  • Bonos y Obligaciones del Estado o privados con vencimiento residual inferior a 18 meses
  • Repos y simultáneas
  • Forwards sobre activos monetarios
  • FRNs (Floating Rate Note o Notas a tipo de interés flotante o variable, entre los que figuran
  • Cédulas hipotecarias a tipo variable de vencimiento y Bonos de titulizaciones hipotecarias o de otros activos con cupones variables)
  • Bonos de titulizaciones hipotecarias o de otros activos con cupones variables
  • Cédulas hipotecarias
  • Derivados sobre tipos de interés a corto plazo (forwards, futuros, opciones y swaps)
  • Participaciones de fondos de inversión monetarios (antes denominados FIAMM)

Los criterios fundamentales para establecer la relación anterior se basan en el plazo de emisión o la vida residual hasta la fecha de vencimiento, y en que todos ellos se pueden incorporar a las carteras de los fondos de inversión monetarios. En España, desde 1984, estos fondos se han denominado Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario (FIAMM).

La Ley de Instituciones de Inversión Colectiva de noviembre de 2003 integró los FIAMM con otros Fondos de Inversión Mobiliaria, suprimiendo las formas jurídicas específicas que pasan a denominarse Fondos de Inversión de carácter financiero o no financiero.

Los activos que forman el mercado monetario, en el mercado español son:

  • Dinero
  • Activos de caja
  • Depósitos interbancarios

Son aquellos a través de los cuales los bancos centrales suelen efectuar la mayor parte de sus intervenciones en los mercados monetarios. En ellos se incluyen el efectivo, los depósitos a la vista y diferentes modalidades de depósitos a plazo.

  • Letras del Tesoro

Activos emitidos al descuento y, por lo tanto, de modalidad cupón cero; con un nominal de 1.000 €, y cuyos plazos de amortización son, aproximadamente, de 3, 6, 9 y 12 meses.

El Tesoro Público los emite con la finalidad de financiar el déficit público.
Sus tipos de interés son ligeramente inferiores a los del mercado interbancario de depósitos.

  • Pagarés de empresa, bancarios, corporativos, autonómicos y locales

Parecidos a las Letras del Tesoro pues son emitidos al descuento, sin cupones intermedios y por lo tanto de cupón cero, a plazos cortos (rara vez por encima de los 18 meses). Tienen una tasa de rentabilidad superior a la de las Letras del Tesoro, como consecuencia del mayor grado de riesgo que incorporan en función de la solvencia del emisor.

Comunidades Autónomas y Ayuntamientos deben utilizar el término pagaré o bono autonómico o local cuando emitan activos a corto plazo, porque el término Letra es de utilización exclusiva del Tesoro Público.

  • Bonos y obligaciones del Estado y privados con vida residual inferior a 18 meses

Son Activos con vida residual (pendiente) inferior a 18 meses, emitidos con rentabilidad explícita (pago de cupones periódicos fijos), a plazos aproximados de entre 3 y 5 años (bonos) y entre 10 y 50 años (obligaciones), cuando se trata del Tesoro Público.

  • Repos y simultáneas

Forman parte de las operaciones que el ordenamiento jurídico español denomina dobles. También identificadas como operaciones con pacto de recompra o cesiones temporales.

  • Forward sobre activos monetarios

Por operación a plazo, o forward, se entiende aquella transacción que se pacta en una fecha (fecha de contratación) y que se liquida y compensa en una fecha posterior, de forma que entre ambas fechas transcurren más de cinco días laborables, para el mercado español de deuda pública.

  • FRN

Se trata de un instrumento financiero que se suele emitir a largo plazo o incluso a perpetuidad, que paga cupones con cierta periodicidad: anual, semestral o lo más habitual, trimestral. Estos cupones están referenciados a un determinado índice, que puede ser desde alguna referencia bursátil (producto no monetario), inflación o índice monetario, como Euribor o Libor

  • Bonos de titulizaciones hipotecarias o de otros activos con cupones variables

Son considerados activos de mercado monetario, cuando tienen tipos de interés variable. Se pueden considerar un caso particular de FRN, y en el argot profesional se conocen como “asset backed securities” o “mortagage backed securities”, ya que son activos emitidos con la garantía de una cartera de préstamos hipotecarios (bonos de titulización hipotecaria) o una cartera de préstamos personales o derechos de crédito (bonos de titulización de activos)

  • Cédulas hipotecarias

Son emisiones realizadas por instituciones que efectúan préstamos hipotecarios (bancos, cajas de ahorros, sociedades de crédito  hipotecario, etc.) para captar financiación. Se emiten por modalidad de cupón cero y también por modalidad de cupones fijos o variables.

  • Derivados sobre tipos de interés a corto plazo (forwards, futuros, opciones, swaps y CFD -contratos por diferencias-)

En los mercados monetarios, los instrumentos derivados se vinculan o indexan a tipos de interés de mercados monetarios de corto plazo, donde el tipo de interés a tres meses es el plazo más frecuentes. Se puede elegir entre tipos de interés de activos emitidos por algún Tesoro Público (modalidad en desuso) o tipos de interés del mercado interbancario (modalidad muy consolidada y en expansión desde hace varias décadas), tales como Euribor, Eurodólar, Euroyen; todos ellos a 3 meses, o Eonia a 1 día.

  • Participaciones de fondos de inversión monetarios

A pesar de que la legislación española considera que las participaciones de fondos de inversión monetarios son valores mobiliarios, la práctica pone de manifiesto que no se negocian en ningún mercado financiero, salvo que exista ETF sobre mercado monetario. Es la propia entidad gestora la que, con la colaboración del depositario, se encarga de proporcionar liquidez a quienes desean reembolsar sus participaciones con cargo al fondo (salirse del fondo y percibir el dinero) o favorece la suscripción de participaciones con aportaciones de dinero al fondo por parte del partícipe.

5/5 - (1 voto)
BLOG

Haz clic y visita nuestras publicaciones

CANAL WHATSAPP

Haz clic y únete gratis a las novedades del canal de WhatsApp