Banca de Clientes, el nuevo modelo de banca.

Transformación de la Banca de Productos tradicional a la actual  Banca de Clientes

La presente publicación responde a 4 cuestiones relativas a la inversión financiera en España:

  1. ¿Qué cambios se han producido en los servicios de inversión?
  2. Históricamente. ¿Cuáles han sido las barreras al buen asesoramiento y gestión patrimonial?
  3. Respecto del asesoramiento y gestión de patrimonios. ¿Qué ha cambiado?
  4. ¿Qué nuevo entorno conduce a la Banca de Productos a convertirse en la Banca de Clientes?

Comenzamos hablando del punto 1, y diremos que la situación actual esta afectada por grandes cambios en la gestión del patrimonio como la globalización de mercado financiero con productos de mayor complejidad, aparecen nuevas vías de crear patrimonio, tenemos una población con un segmento de muchas personas creadoras de patrimonio providentes de una época natal concreta, la tendencia de la información ha propiciado que personas con patrimonios pequeños puedan entrar en el mundo de la inversión online, y además existen unos tipos de interés muy bajos e incluso negativos que dan a lugar a que el inversor tenga que valorar opciones de riesgo y requiera asesoramiento profesional.

Cambios internacionales en la gestión de patrimonios

Recientemente se están produciendo transformaciones importantes en cuanto al asesoramiento, la gestión de patrimonios, banca privada, y banca personal.

Globalización de mercados financieros

El mercado financiero ha seguido la línea de la globalización de los mercados de mercancías, con dos aspectos destacables propios:

El tiempo de entrega al instante entre mercados internacionales gracias a interconexión de mercados financieros mundiales.

  1. La libre circulación de capitales para países de la zona Euro, permitiendo que grandes gestoras mundiales puedan ubicarse en países europeos como Irlanda o Luxemburgo, a fin de poder comerciar con sus fondos en la Unión Europea.
  2. Esto ha generado un aumento de la competitividad en oferta de productos financieros respecto a, precios, seguridad, y velocidad de ejecución en bolsas europeas y mercados financieros optativos.

Modernización de productos financieros y más control legal

En 1987 se crea el primer contrato de futuro sobre índices financieros y desde entonces ha aumentado la tendencia a crear nuevos productos financieros, como por ejemplo los colectivos  productos de inversión minorista empaquetados PRIIP que se dividen en 4 grupos:

  1. Fondos de inversión
  2. Productos de inversión basados en seguros
  3. Valores estructurados al por menor
  4. Depósitos a plazo estructurados

Dentro del primer grupo de «fondos de inversión» cabe destacar un producto que ha tenido un éxito espectacular, y que se puso en circulación de mercado en EE.UU en 1993, este producto fue un fondo cotizado ETF sobre el S&P 500 SPDR, que se hace popular y actualmente hay miles de ETF en circulación con un capital de entor a 5 billones de dólares.

La amplia variedad y proliferación de productos financieros ha dado lugar a no solo los clientes, sino también los asesores financieros tuvieramos dificultades para comprenderlos.

A raíz de la crisis mundial del año 2008 a consecuencia de los préstamos hipotecarios, aparecen los CDS (Credit Default Swaps) en EE.UU. que era un producto prácticamente desconocido al igual que las acciones preferentes en España. La comercialización de estos productos en mercados no regulados, ha dado lugar a que el legislador tome las riendas y haya empezado a normalizar estas operaciones, a fin de intentar que exista mayor transparencia, y menos riesgos con el único fin de proteger al inversor, y para ello se inicia la publicacion de la «Markets in FInancial Instruments Directive» MIFID I que es una directiva europea del año 2004 que posteriormente fue revisada en segunda directiva MIFID II del año 2014, y finalmente traspuesta al ordenamiento jurídico español en el año 2018, junto a posteriores y numeros reglamentos para los mercados financieros.

Población envejecida

En las poblaciones con más nivel cultural y desarrollo se está experimentando un cambio demográfico de envejecimiento de la población.

La población envejecida se debe a un descenso de la natalidad, por lo que la piramide se ha ensanchado por aquellas personas de edades que crean, acumulan y gestionan patrimonio, que son precisamente los nacidos entre los años 1946 y 1964 que se hayan en plena madurez profesional y jubilación, y fueron la generación de la población que tuvieron una mayor consciencia de ahorro.

Tendencia a la inversión

El acceso a la información inmediata de los mercados, permite que cualquier cliente pueda comprar en cualquier momento y desde cualquier lugar del mundo cualquier producto financiero.

Por otro lado en España hemos experimentado un descenso en los tipos de interés no a consecuencia de la crisis financiera después, sino a raiz de las políticas monetarias de Bancos Centrales que se producen después de la crisis, y con la incorporación del Euro.

La situación de unos tipos de interés a la baja como sucede con los Bonos del Estado y cerca del 0% los depósitos bancarios ha forzado a los inversores a buscar otras alternativas de mejor rentabilidad pero con mayor riesgo, por lo que se les debe poner a su alcance una mejor información y asesoramiento.

La gran cantidad de opciones a la hora de llevar a cabo la elección de una inversión ha propiciado la pérdida de fidelización del cliente, pues han aparecido los roboadvisor y los agentes financieros para esos clientes que necesitan servicios de asesoría para administrar su patrimonio empresarial o personal.

 

historia de los bancos

Factores históricos que influyen en la gestión de patrimonios en España

El retraso en la gestión de patrimonios en España se produce por factores históricos de:

  1. Inestabilidad política y económica del país.
  2. Una banca universal con muchas oficinas y con elevados márgenes
  3. Mercados financieros estancados en productos sin desarrollar
  4. Una alta fiscalidad que impide el ahorro y expansión financiera
  5. Un sistema público de pensiones con gran cobertura y gasto, que merma el mercado de inversión en productos de previsión

No existe la tradición a que el cliente español haga uso de servicios de asesoramiento y gestión de patrimonios, hecho que da lugar a una aparición con retraso respecto a otros países en este tipo de servicios.

Inestabilidad política y económica del país.

Actualmente en España no contamos con bancos privados que ofrezcan muchos años de experiencia, por razones historicas.

Fue en el siglo XX al perder las últimas colonias que el país comenzó a endeudarse y empobrecerse, después tras unos años de recuperación económica, con la primera guerra mundial decaen los beneficios de la industria y el comercio, y finalmente la guerra civil española marca lo que sería el camino evolutivo de los años venideros.

A principios de los años 60 el gobierno español crea y pone en marcha un plan de liberalización económica, en concreto el Plan de Estabilización de 1959 que pretende modernizar el país, pero dicha modernización en realidad no llega hasta que en 1989 incorporamos «la peseta» al SME Sistema Monetario Europeo creado 10 años antes.

Así pues, España no ha evolucionado económicamente a lo largo del siglo XX, quedando estancada en si misma y no evolucionado en la inversión diversificada y profesional de patrimonios, al igual que otros países liberados con anterioridad.

Una banca universal con muchas oficinas y con elevados márgenes

España, a diferencia de los países industrializados no ha disfrutado de la banca privada y personalizada, pues ha existido un monopolio de la de Banca Universal del Estado, que se adentra en todo el sistema crediticio y financiero.

Así pues la Banca Universal participa con poder en la bolsa y su intermediación, siendo socios mayoritarios de las principales entidades de valores y mercado bursátil, gestionando también  carteras mediante sociedades gestoras de entidades colectivas de inversión.

Otra razón que producido el freno de la aparición de la banca privada en España es el gran aumento de la Banca Universal creando innumerables oficinas, y dando lugar a que el sistema de banca español tenga uno de los porcentajes más altos de oficinas por habitante respecto a otros países desarrollados, y así se mantiene a pesar de que en el año 2012 en España se realizó un importante recorte de oficinas en el país.

Inversamente algo bueno que ha aportado ese exceso de oficinas, es que España se ha especializado mejor en el trato personal al cliente y la relación comercial con el mismo, de forma semejante al trato personal de gestión del patrimonio.

Este modelo de banca se ha beneficiado durante años de un posicionamiento en el mercado sin competencia, con buenos márgenes de ingresos y sin necesidad de preocuparse por los ingresos a base de comisiones.

Inicio del crecimiento de los mercados financieros

La Central de Anotaciones del Banco de España (CABE) es un sistema de registro de anotaciones en cuenta de valores negociables, es decir, valores que no se representan por medio de títulos físicos, sino que se contabilizan electrónicamente en las cuentas de los titulares, dada esta naturaleza tecnológica su aparición en España llega en el año 1986.

Por tanto en años anteriores la bolsa no tenía tanto movimiento como en la actualidad, tenían poco volumen de valores y pocas contrataciones.

Existían los agentes de cambio y bolsa como figura central de las bolsas de valores, siendo estos los asesores del patrimonio de grandes fortunas, pues eran los mejor considerados como expertos, pero su principal trabajo ejecutado no era el de gestión de patrimonios sino que estaban limitados a gestionar la cartera de bolsa.

En 1988 la Ley del Mercado de Valores homologa el mercado español con el mercado europeo.

Hasta el 2007 que entra en vigor la Directiva reguladora MIFID I, el asesoramiento financiero continuó siendo gratuito e incompleto en el comercio de productos bancarios, principalmente depósitos.

Una situación que evidencia retraso en mecados financieros, y un inicio también retrasado en cuanto a la gestión de patrimonios y asesoramiento financiero.

Los impuestos

La fiscalidad nunca ha ofrecido incentivos o deducciones que no fuesen para la inversión en vivienda, creando así un escenario sin incentivos para las inversiones mobiliarias.

Solo en algún momento ha existido alguna desgravación fiscal para inversiones de carácter público, como inversiones destinadas a empresas de utilidad pública como autopistas o compañías eléctricas.

La protección del Estado

Ha habido poco incentivo fiscal para el ahorro privado de jubilación.

Hemos pasado épocas en las que muchos sectores económicos asalariados mediante convenios colectivos han garantizado a los trabajadores el 100% del salario en su jubilación, así como también la seguridad social con pocos años de cotización.

Esta situación ha dado lugar a que el particular se despreocupe por su inversión en la jubilación, y haya tomado la alternativa de inversión hacía la vivienda.

Actualmente se fomenta la inversión en la previsión, pero durante décadas anteriores tuvimos carencia de dicho servicio privado, al estar ya cubierto por el Estado y los convenios colectivos.

 

cambios en la inversión

Cambios actuales en la gestión patrimonial en España

El entorno actual es favorable a la gestión del patrimonio por las siguientes razones:

  1. Los intereses reales y nominales han bajado sustancialmente, por lo que no es atractiva la inversión a renta fija, que ofrece resultados negativos de inversión real respecto a la inflación.
  2. La curva de tipos es positiva para la inversión a largo plazo.
  3. España ya ha entrado en el mercado financiero global.
  4. Mercado de inversión en crecimiento con nuevas opciones de inversión.
  5. Los depósitos ya no son la herramienta de ahorro e inversión en España.
  6. La carga fiscal ha mejorado sustancialmente en cuanto a la inversión.

¿En qué ha habido cambios?

Principalmente el cambio es tecnológico tanto a nivel información como de conexión y mejora en la gestión de patrimonios, la banca personal, la banca privada, la prensa financiera y los fondos de inversión.

Esta situación ubica a España en el camino correcto hacía la expansión de la banca privada que ya tienen desarrollada otros países más avanzados.

El asesoramiento financiero y la gestión de patrimonios serán el negocio en auge en los próximos años.

  • Estas transformaciones del entorno financiero inciden en:
  • Bajada de los tipos de interés.
  • Curva de tipo de interés positiva.
  • España se integra en los mercados financieros globales.
  • Muchas alternativas de inversión y más medios financieros.
  • Recomposición de activos de inversión y desintermediación.
  • Nuevos cambios fiscales.

Factores que influyen en la gestión patrimonial.

Bajada de tipos de interés

 

evolución tipo interés en España y Europa desde 1978

Esta evolución histórica de bajada de los tipos de interés, es sin lugar a dudas el cambio más importante de la transformación radical de los mercados financieros españoles, que induce a la  necesidad de plantear un nuevo tipo de asesoramiento al mercado inversor.

Ni siquiera la inflación (IPC) superaba anualmente a estos tipos de interés, en donde en las épocas con mayor inflación como las comprendidas entre 1987 y 1993, aun restaba un diferencial medio de rentabilidad de un 7%, que es un tipo muy alto si lo comparamos con la rentabilidad actual dónde los tipos de interés real son negativos, pues al referirnos al interés real nos referimos a la renta de la inversión menos el IPC que supera a la misma dando un resultado negativo para el inversor.

Esta época de alta rentabilidad dio lugar a que los inversores españoles no tuvieran que buscar métodos de inversión alternativos, puesto que su inversión en renta fija era suficientemente rentable y sin riesgos, para hacer crecer su patrimonio.

Curva de tipos positiva

Desde 1982 a 1993 se penalizaba la inversión a renta fija a largo plazo con pago de intereses más bajos que por inversión a corto plazo, es decir, se desincentivaba la inversión a renta fija a largo plazo, y ello generaba el siguiente escenario en el mercado inversor:

  • Preferencia a corto plazo.  Los activos monetarios rendian más que la inversión a renta fija.
  • Escasez de inversores en bolsa a consecuencia de que se podía lograr una rentabilidad segura, rápida y alta corto plazo en renta fija. A la vez, las empresas que se financiaban asimismas tenian elevados costes de financiación que afectaban negativamente en su cuenta de resultados.
  • La gestión de patrimonios no era necesaria por no existir riesgos, salvo el asesoramiento y gestión fiscal.

A consecuencia de la entrada de España en la Unión Europea, el euro, y por tanto la unión monetaria, a partir de 1994 se vuelve a incentivar la positivización de la inversión a largo plazo en la renta fija pero con unos intereses muy moderados por no decir bajos en comparación a los de la anterior década, es decir, unos intereses muy a la par de la inflación que no producen incremento patrimonial sino un ahorro sin depreciación por la inflación entorno al 3 %, mientras que el IPC se mueve practicamente entorno al mismo porcentaje.

Los inversores actuales ya han tomado consciencia de los altos tipos de interés de hace 20 años ya no existen, y a raíz de ello los inversores comienzan a trabajar en España con la ecuación fundamental de la teoría de carteras que relaciona la rentabilidad esperada de una cartera con su riesgo.

En el año 2012 se produce un nuevo cambio en el mercado monetario español que se está perpetuando, y es que la inversión en Deuda Pública también da resultados negativos para los inversores.

Esta situación da lugar a a que los inversores tengan que empezar a operar con productos de riesgo, diversificando su inversión para minimizar el riesgo y emplear la ecuación fundamental de Harry Markowitz de la teoría de carteras.

Incorporación de España en la globalización de mercados financieros

Sorprende pensar en la época actual que los particulares hemos tenido prohíbido invertir en el extranjero hasta 1989, siendo dicha fecha de liberalización cuando España ha entrado en el mercado financiero mundial junto a la integración en Europa. Esta rápida mundialización del mercado financiero español ha dado lugar también a la complejidad para el inversor particular en el entendimiento de la gestión de su propio patrimonio.

Han entrado con mucha relevancia las gestoras de fondos internacionales que han brindado variedad de opciones de inversión, así como una mayor dificultad para inversor a la hora de seleccionar los fondos que más le convienen.

El inversor particular no profesionalizado, desinformado y sin estar habituado a las herramientas e infraestructuras de inversión mundial actual para conocer todos los activos mundiales y los que más le convienen impedirán que este realice una diversificación con alta eficiencia.

Más instrumentos financieros y alternativas

Tiempo atrás los fondos de inversión fueron productos para minorías, pero hoy día son un producto popular con miles de partícipes en España.

En 1985 los fondos de inversión en España ascendían a 858 millones de euros y el año 2019 se cerró alcanzando la cifra de 276.566 millones de euros, hecho que evidencia su populismo en España, a la vez que han aparecido otras nuevas tendencias como:

  • Aumento de variedad de fondos especializados, de gestión alternativa.
  • El mercado de opciones y futuros que se constituye en el año 1989 con productos con coberturas.
  • Depósitos y fondos estructurados, garantizando el capital y con un rendimiento conforme a un índice o activos financieros.
  • Competición mundial de las bolsas con la bolsa española, en donde se disputan ambas bolsas la captación de inversores españoles y extranjeros reciprocamente, pero con un aumento de captación de inversión extranjera en el mercado bursátil español.
  • Los países emergentes aún en vías de desarrollo también aparecen como una alternativa de inversión en mercados de más riesgo, pero asumibles.
  • Inclusión fuerte de las gestorás internacionales en los mercados.

En conclusión una gran variedad de nuevas herramientas al alcance del inversor.

Y este fuerte crecimiento y multitud de productos financieros así como sus mercados, requiere que el inversor tenga que hacer uso del asesoramiento profesional, ante tal complejidad de inversión.

Desintermediación financiera

Los cambios de tendencias de inversión a la hora de optar por productos como los fondos de inversión en lugar de los depósitos financieros seguros ha dado lugar a la desintermediación financiera.

Estas tendencias e inversiones de los clientes se han producido sin el más mero asesoramiento profesional, simplemente por consejos de no expertos de empleados de banca o de amigos y referentes que informaban de que los fondos de inversión tienen una ventaja o deducción fiscal.

Esta carencia de planificación, información y asesoramiento, ha dado lugar a la desestructura de muchas carteras que necesitan asesoramiento profesional para estabilizar su patrimonio.

Nuevos cambios fiscales

La fiscalidad es España nunca ha sido favorable para las inversiones del tipo mobiliarias, hasta que en 1 de enero de 1992 la Ley de Reforma del Impuesto sobre la Renta de las Persona Físicas, permite al inversor no pagar impuestos si mantiene su inversión en fondos durante 14 años y 1 día.

Era una medida buena para el ahorro a largo plazo, pero desfavorecía la gestión de la inversión, ya que su objeto era simplemente evitar el pago fiscal.

Esto dio lugar a que muchos inversores descartasen otras rentabilidades mejores que ofrecía el mercado diversificando la inversión de su patrimonio, y tributando.

La legislación entonces mediante el Real Decreto 7/96 de 7 junio, intenta desbloquear la situación y favorece la movilidad de las inversiones.

Posteriormente en el año 2003 la legislación permite traspasar fondos sin tributar y la reforma del año 2007 introduce la Renta del Ahorro que iguala situación fiscal a la de los productos de financieros de ahorro y previsión.

En conclusión, recomponer o mover la cartera de inversión ya no es algo que tenga por obstáculo la fiscalidad.

banca de productos

Desde la Banca de Productos a la Banca de Clientes

La banca de productos es aquella que se basa en la comercialización, es decir, el servicio que más se presta.

La gran variedad, complejidad de nuevos productos crea la necesidad de prestar el servicio de asesoramiento financiero.

Las directivas MIFID exigen que el asesor que preste servicios tenga una formación.

Le objeto es que la banca de cliente es valorar las necesidades y conocimientos de cada cliente, para ofrecerle los servicios más adecuados para ellos.

Lo comentado hasta aquí ha expuesto que ha aparecido nuevos mercados especializados para cada tipo de inversión, hecho que ha dado lugar a la comercialización de productos de banca minorista, a productos de banca personal y privada donde ya se ofrece el asesoramiento y la gestión de patrimonios.

¿Qué es la banca de productos?

Es una simple comercialización de los productos que se ofrecen, sin previo analisis ni asesoramiento al cliente en el producto de inversión que mejor se ajuste a sus necesidades.

Anteriormente a la situación actual el personal de los bancos no requería una formación de asesoramiento, bastaba la «colocación», es decir, lograr la venta del producto al cliente.

¿Qué es la banca de clientes?

Es la banca cuyo orientación es principalmente se centra en atender las necesidades y objetivos del cliente, mediante la puesta al alcance del cliente un personal asesor con más conocimiento de los mercados y productos financieros.

El nacimiento de la banca de clientes es raíz de la Directiva MIFID I en dónde se introduce la definición del asesoramiento financiero y después la MIFID II dónde se desarrollan los requisitos formativos que debe tener el personal de las empresas que prestan servicios de inversión.

5/5 - (3 votos)
¿Te ha gustado este artículo?

Únete gratis a nuestro canal de WhatsApp para recibir más contenido exclusivo.