CUANDO UN CLIENTE NO PAGA
cuando un cliente no paga

Anna Boladeras

Profesional multilingüe con 14 años de experiencia trabajando en el contexto chino y europeo en las áreas de desarrollo empresarial, gestión de proyectos, traducción e interpretación, exportación/importación, desarrollo profesional.

18 May, 2022

 

 

CUANDO UN CLIENTE NO PAGA

 

Si tienes una empresa o eres emprendedor desde hace tiempo, seguro que alguna vez te has encontrado con algún cliente que no puede o no quiere pagar su factura. En este artículo navegamos las opciones que tenemos cuando un cliente no paga y qué acciones son necesarias para poder reclamar legalmente esta deuda.

Cuando un cliente no paga a tiempo, esto afecta mayoritariamente a pequeñas empresas y autónomos.

 

Antes de la vía legal

Antes de recorrer a la vía legal te recomendamos que hables con tu cliente para ver cuál es su situación. Empezar con un mail recordatorio adjuntando las facturas pendientes y la información necesaria para realizar el pago con la mayor facilidad posible es lo más efectivo.

Si esto no funciona, llama a tu cliente e intenta hablar con él. Cada empresa es un mundo, todos sabemos que hay situaciones y momentos complicados en todas las empresas que son etapas que se resuelven. La comprensión y la diplomacia es el camino más fácil para poder llegar a un acuerdo y solucionar amigablemente una deuda. Para ello es vital poder hablar de tú a tú y encontrar una vía que satisfaga a las dos partes, sin necesidad de recurrir a la vía legal.

También existe la opción amistosa de hacer una quita y descontar parte de la factura.

 

Facturas firmadas

Pero si nada de lo que se ha mencionado funciona, el primer paso es comprobar que la factura que mandaste está firmada conforme el cliente la ha aceptado. Si este es el caso, ya tienes la partida medio ganada. En caso de que haya respondido al correo electrónico diciendo que la ha recibido también sirve. Aunque hay veces en las que nos encontramos que los clientes no hacen acuso de recibo.

 

Contabilidad

Antes de recurrir a un paso más serio, es muy importante reflejar en la contabilidad de nuestra empresa que existe esta deuda. Para ello debemos incluir las facturas pendientes en la cuenta de clientes de dudoso cobro y para poder hacerlo hay algunos requerimientos que deben cumplirse:

  • Deben haber transcurrido más de 6 meses desde el vencimiento de la factura
  • El cliente debe estar en concurso de acreedores
  • El cliente debe encontrarse procesado por delito de alzamiento de bienes
  • El cliente debe tener obligaciones reclamadas judicialmente
  • Si la deuda no se cobra nunca entonces podrá declararse Pérdida de créditos comerciales incobrables y no deberás pagar el IVA de la factura pendiente.

 

La vía legal

El primer paso para reclamar la deuda legalmente es enviar un burofax al cliente. Este paso puede costar unos 20 o 30 euros aproximadamente, pero es un paso firme y legal, y suele funcionar con la mayoría de los clientes, que van a comprender la seriedad del asunto.

Si el cliente sigue sin pagar, entonces podemos continuar por medidas jurídicas, en las que, aparte de los gastos que mencionamos, también habrá gastos de nuestros abogados.

La primera acción sería interponer un procedimiento monitorio. En este caso debe aportarse la factura en cuestión. Esto tiene un coste de 100 euros más IVA aproximadamente.

Si seguimos sin que el cliente acepte la deuda, entonces necesitaremos interponer un procedimiento de juicio verbal. El coste para nosotros sería 200 euros más IVA aproximadamente. Si sigue oponiéndose al pago, entonces tendríamos que solicitar la ejecución del monitorio, otros 100 euros más IVA aprox.

Es importante considerar la cantidad de la deuda porque los gastos legales pueden llegar a superar la misma deuda. Y tener en cuenta que, si la deuda es mayor de 2000 euros, habrá que añadir el coste del abogado ya que serán necesarios sus servicios para proceder legalmente. Si este es tu caso puedes consultar con nosotros los servicios de abogado para cobro de impagos.

Hay otra alternativa que no se suele recomendar y es la de las empresas de cobro de morosos. Normalmente lo que hacen es acosar al cliente o recurrir a la vía legal que hemos mencionado y que puede llevarse a cabo con un abogado. Y además, sus porcentajes son muy elevados.

 

Ideas para evitar para evitar retrasos en los pagos

Para evitar que nuestros clientes se retrasen o olviden pagar sus deudas con nosotros podemos utilizar algunas estrategias.

Por ejemplo, una idea es añadir una cláusula extra en el contrato de servicio o en la factura en el que se avise que se cobrará un tan por ciento extra por retrasos. Aunque será necesario que el cliente firme la factura para expresar su conformidad.

Para pequeñas empresas que dan servicios mensuales o trimestrales vale la pena pedir los datos bancarios del cliente para domiciliar los pagos.

Otra opción que también puede utilizarse como estrategia para que nos paguen lo antes posible es dejar de dar el servicio mientras no cumplan con lo pactado y la deuda quede limpia.

En resumen, hay muchas vías a seguir cuando un cliente no paga, primero la diplomacia y la comprensión y si esto no funciona, podemos emprender por la vía legal, siempre que valga la pena.

 

Quizás te interesa leer…