Escribir un buen porfolio en 5 pasos
escribir un porfolio

Anna Boladeras

Profesional multilingüe con 14 años de experiencia trabajando en el contexto chino y europeo en las áreas de desarrollo empresarial, gestión de proyectos, traducción e interpretación, exportación/importación, desarrollo profesional.

17 Nov, 2022

ESCRIBIR UN BUEN PORFOLIO EN 5 PASOS

Cómo crear un porfolio que te ayude a conseguir más clientes.

Cuando mandas un presupuesto a un cliente nuevo o una presentación de tus servicios, un buen porfolio se convierte en un buen extra para mandar. Ya que puede ilustrar tu creatividad, tu manera de resolver problemas y otras habilidades comunicativas y de diseño que quieras mostrar.

En este artículo te explicamos que es un porfolio y te damos algunos pasos para que este sea profesional y efectivo.

 

¿Qué es un porfolio?

Los porfolios son una recopilación de la mejor selección de trabajos profesionales de un candidato. Los candidatos pueden mandar su porfolio a clientes o empleadores potenciales para dar ejemplos de sus anteriores proyectos. Los porfolios pueden variar mucho dependiendo del sector no es lo mismo una consultoría que un diseñador gráfico.

Un buen porfolio expresa la diversidad y calidad de tus habilidades, calificaciones y reconocimientos en tu campo. Si hace poco que has empezado puede ayudarte también a persuadir empresas o clientes para entender tu gran potencial y que una inversión en ti puede tener resultados positivos. También da a entender que te has preocupado lo suficiente como para preparar y desarrollar un perfil que contribuya a su empresa.

 

Modalidades

Antes de empezar tienes que valorar el estilo de porfolio que más te conviene. En caso de diseñadores gráficos, fotógrafos o profesionales más artísticos quizá habrá que recorrer a un estilo más visual con más imagen y sin necesidad de tanto contenido. En el caso de servicios de empresa, márquetin, etc. pueden ser más interesantes casos de estudio más extensos con información más completa.

Y, aunque casi no hace falta ni mencionarlo, ya no se realizan copias duras de porfolios, hay que utilizar soluciones digitales y de fácil accesibilidad: un link, un PDF, Dropbox, Drive, etc. Sitios que puedan consultarse sin necesidad de bajar el archivo completo son un plus.

 

Paso 1: Objetivos

Hay que tener claros los objetivos por los que vas a crear un porfolio de tus trabajos realizados. Te va a resultar mucho más fácil transmitir el desarrollo y proceso de tus casos si antes tienes claro qué es lo que quieres conseguir. Los objetivos más comunes son:

-Conseguir un trabajo. Mandarás este porfolio para conseguir una posición en una empresa o un contrato y necesitas impresionar dentro del sector al que te dedicas.

-Vender un servicio. Si dispones de servicios/productos/artículos realizados y quieres venderlos a un cliente, editor, etc.

-Tener más visibilidad. Quieres un espacio en la red donde la gente pueda encontrarte y ver tu trayectoria.

Escribe tu objetivo en algún sitio visible mientras desarrollas tu porfolio para que te vaya recordando el objetivo principal y te ayude a reflexionar para ver si lo que estás comunicando te ayuda o no a llegar tu meta.

 

Paso 2: Diseño

Sea lo que sea lo que quieras conseguir te recomendamos un estilo simple y profesional, que tus trabajos hablen por si mismos.

Un tipo de fuente clara, profesional y legible con una medida de 14 a 16 es lo ideal para la legibilidad, pero dependerá del tipo de caso que quieras mostrar.

Hay muchas muestras de diseño en herramientas como Canva, Powerpoint o Keynote,  pero ten en cuenta que los colores demasiado estridentes no suelen ser muy agradables para leer. Si utilizas un color de fondo que tenga suficiente contraste con el color del texto para que sea de fácil lectura.

También hay que tener en cuenta que hoy en día utilizamos el teléfono y las tablets usualmente y que el formato debe poder adaptarse.

Abusar de las imágenes puede distraer al lector de tus casos de estudio pero lo ideal es encontrar un equilibrio dado que las imágenes pueden dar más información y espacio para que el lector pueda recibir bien el contenido. Éstas deberían ser siempre relacionadas con el texto o caso que estás explicando. Recomendamos una calidad media baja para que no tomen demasiado tiempo en cargarse.

Una buena estrategia es crear una estructura con espacio para todo el contenido que quieras añadir y que puedas ir repitiendo en todos los casos de estudio dentro de tu porfolio. Piensa en poner el nombre del proyecto, la fecha, la empresa para la que se realizó, si contaste con colaboradores externos, alguna foto del proyecto o que tenga relación y un párrafo explicando objetivo inicial, desarrollo y resultados.

 

Paso 3: los casos de estudio

Una vez elegido el formato, fuente y estructura de los casos ya puedes empezar a rellenarlos. Te recomendamos que haya una buena selección, entre 10 y 20, que te sirva para mostrar la versatilidad de tus habilidades profesionales. Se trata de dar a conocer al lector el tipo de trabajo para el que estás preparado y que podrás realizar con éxito.

Muchos porfolios añaden también enlaces de trabajos realizados en caso de que estén publicados en la red (por ejemplo un diseñador puede añadir el enlace de una página que haya creado), pero cuidado que a veces con el tiempo los enlaces y URLs pueden cambiar.

También es importante mantener un orden, ya sea cronológico o por tipo de servicio, elige el que más se adecue a tus necesidades, pero hay que ser consistente con la elección.

 

Paso 4: Biografía y equipo

Merece la pena añadir una pequeña biografía tuya o del equipo que formáis en la empresa para dar más contexto al porfolio. Por ejemplo, si eres un intérprete de chino mandarín vale la pena comentar que residiste en China durante X años. Se añaden normalmente estudios realizados y que quieras destacar.

En caso de que formes parte de una empresa, explicar brevemente su trayectoria además de las bios del equipo que la formáis.

No hacen falta más de 200 palabras, debe ser corto y conciso.

En caso de que tu objetiva sea optar a una posición de trabajo, puedes añadir también tu CV o un enlace que te lleve al mismo.

Finalmente, hay que añadir los datos de contacto (redes sociales incluídas) para que al lector no le quede duda que el siguiente paso es hablar contigo de nuevo.

 

Paso 5: Compartir

Antes de compartirlo asegúrate de que la gramática y la ortografía son correctas y que lo has compartido con alguien para que haga una primera lectura de prueba. Una vez listo, ya puedes compartirlo. Te recomendamos mandarlo a familiares, amigos y compañeros, contactos de trabajo y también en tus redes sociales: LinkedIn, Twitter, Facebook, etc. Si tienes el porfolio colgado dentro de tu página web te ayudará a tener más tráfico de visitas.

 

Como última recomendación, piensa en ir actualizando tus casos de estudio conforme pasa el tiempo para mostrar a tu audiencia que estás activo y puedes mostrar mejor tu evolución.

 

 

 

 

 

 

Quizás te interesa leer…