Servicios Financieros

Los servicios financieros son la prestación de servicios relacionados con el dinero, la inversión y los seguros con un correcto asesoramiento.

Sin asesoramiento alguno el mundo del comercio te informa de las características y costes de productos existiendo y/o ofreciendote alternativas, sin embargo, el asesoramiento financiero es un servicio de aconsejar de forma personal y conforme al perfil del cliente.

La gestión discrecional se basa en la confianza que deposita el cliente en su gestor con quien firma un contrato para que este mueva y gestione su patrimonio. En este caso, el gestor debe conocer muy bien y personalmente los intereses, y objetivos del cliente.

El plan financiero (financial planning), es un trabajo en continuada conexión con los objetivos financieros y personales que tiene el cliente, con el objeto de confeccionarle una cartera que le  permita cubrir sus necesidades y alcanzar objetivos.

Para lograr objetivos de los clientes los servicios financieros que podemos encontrar en Banca privada y Banca personal, así como en las empresas ESI (empresas de servicios de inversión) son los siguientes:

  • Correduría o comercialización
  • Asesoramiento financiero
  • Gestión discrecional
  • Financial planning
  • Family office

Correduría

Es un servicio de mera comercialización en la que «un mediador» representa en la compraventa al que vende el producto o servicio ante el cliente, por tanto la correduría se trata de un servicio de comercio y sin asesoramiento personal, pues se trata de una simple intermediación en la compraventa de activos financieros, fondos de inversión o seguros.

La buena praxis en la prestación de este servicio se valora en base a:

  • El conocimiento de los actvos o fondos que se comercializan con la intermediación del corredor
  • El ofrecimiento de alternativas al cliente (sin recomendación) explicandole las características y costes de cada producto/servicio.

Asesoramiento financiero

El asesoramiento financiero es «La prestación de recomendaciones personalizadas a un cliente, sea a petición de este o a iniciativa de la empresa de inversión, con respecto a una o más operaciones relativas a instrumentos financieros». Así lo define la Directiva Europea MIFID I (Markets in Financial Instruments Directive).

Ahora paso a comentar los componentes que constituyen el asesoramiento financiero cuando se gestionan patrimonios, o cuando se presta en instituciones financieras.

Para empezar hemos de tener claro que la asesoría financiera es un servicio que se debería facturar por el profesional o profesionales que prestan el servicio, y por sus horas de dedicación, a diferencia de como se ha venido prestando este servicio en España por entidades fiancieras, pues en los bancos, el coste se pagaba por el cliente mediante el pago de comisiones indirectas, y generalmente en los fondos de inversión.

Ofrecer a los clientes el asesoramiento financiero con un gratuidad aparente para luego cargarles una enmascarada comisión, ha generado la sensación errónea a los mismos de que si no se paga el asesoramiento, es por que este no tiene valor, no obstante actualmente es obligatorio que el servicio de asesoramiento financiero sea facturado de forma independiente.

A raíz de la obligación a facturar el servicio financiero, en Europa existe la asociación «Fee Only» que cobra una tarifa por asesoramiento, y no percibe comisiones, hecho que garantiza la no existencia de un conflcto de interés del asesor, que tiene que actuar de forma indepediente y desinteresada en su asesoramiento, es decir a de ser un asesor independiente.

Otro cambio importante y obligatorio es que se debe realizar el test de idoneidad al cliente en todo servicio de asesoramiento.

Gestión discrecional

La gestión discrecional es la gestión de los activos financieros por un gestor, asesor financiero independiente o asesor financiero de una entidad como apoderados del cliente y con un mandato específico que permite al gestor operar en nombre de cuentas de valores y efectivos de titularidad del cliente.

El apoderamiento que realiza el cliente se ha de realizar en un contrato estandarizado de la CNMV y cfr. a circular 2/2000, afín de que el asesor o una entidad gestione sus activos.

Es primordial y es función del gestor conocer y determinar los objetivos financieros del cliente, ejecutando con discreción las decisiones de inversión, y asumiendo de esta forma su responsabilidad ante el cliente en las decisiones.

La gestión discrecional es el principal servicio que se presta en la Banca privada, no obstante ello no impide prestarlo también en la banca personal, dónde ya se ha popularizado.

El coste para el cliente habitualmente es una comisión fija del patrimonio gestionado, aunque puede darse una comisión fija y una comisión variable por buenos logros obtenidos.

Además los gastos de gestión, de corretajes, y otros gastos indirectos o de terceros también los pagará el cliente. Al respecto, nuestra legislación obliga que se informe debidamente al cliente de todos estos gastos necesarios para llevar a cabo la gestión discrecional.

Financial Planning (Plan financiero)

El plan financiero o financial planning (en inglés), es un proceso continuado de determinación de objetivos personales y financieros del cliente, así como una valoración de la capacidad de sus medios financieros, para con todo ello estructurar una planificación financiera con objeto de lograr los objetivos del cliente, mediante la ejecución de ordenes y con una supervisión continuada de las variaciones que se van produciendo a lo largo del tiempo.

El Financial Planning contiene todos los elementos de la gestión de patrimonios y asesoramiento financiero, empezando por el conocimiento en profundidad del cliente y seguido por los mercados y productos financieros, inmobiliarios, bienes tangibles, seguros, fiscalidad, jubilación, sucesiones, etc.

El financial planning es para toda persona o familia que tenga la necesidad universal de planificar su situación financiera, y no está exclusivamente enfocado a altos patrimonios.

El coste de este servicio se puede incluir en las comisiones por gestión con logros de las inversiones, pero resulta más transparente e imparcial cobrar una tarifa por coste y dedicación al servicio.

Family Office

Family Office es el nombre que se le da al asesoramiento, económico, jurídico y global de un grupo familiar con alto patrimonio y gran diversificación de sus activos y necesidades.

Este servicio se presta por entidades especialistas en gestionar patrimonios, y que prestan varios servicios pero siendo el servicio financiero el principal de todos ellos, así como otros servicios de asesoramiento como por ejemplo son las SICAV’s, que son sociedades en las que el beneficio obtenido tributa al 1%, mientras que en cualquier sociedad la tributación de beneficios es hasta del 30%, otro tipo de inversión de las Family Office son las inversiones en «sociedades de capital riesgo» que son empresas que invierten en empresas que no cotizan en bolsa, y startups que no reciben inversión financiera por ser de dudoso éxito y por eso se consideran de capital riesgo, por último otro tipo de inversión al que se dedica la Family Office es el asesoramiento en inversión inmobiliaria.

La Family Office también presta un servicio de asesoramiento fiscal y legal en estructuras societarias, seguros e inversiones, y todo tipo de asesoramiento jurídico sea este, patrimonial, sucesorio o fiscal.

La Family Office puede ser subcontratada por otros despachos, como por ejemplo despachos de abogados de los clientes que deleguen en ellas ciertas funciones de inversión en la que ellos no son especialistas.

La forma de facturar el family office es variable y de mutuo acuerdo entre el cliente y la entidad prestadora del servicio, que puede ofrecer el servicio en un pack complementario a la gestión discrecional o con una tarifa de gestión, que habitualmente es variable en función del volumen total de patrimonio a gestionar.

5/5 - (1 voto)
¿Te ha gustado este artículo?

Únete gratis a nuestro canal de WhatsApp para recibir más contenido exclusivo.